¿Cómo se puede llegar a ser multiorgásmica?.

“Multiorgasmica” es tener varios orgasmos consecutivos, uno detrás del otro -tres, cuatro, cinco, diez, los que sean-, en la misma sesión de sexo. En el mismo round, si queda más claro. En cambio, ir sumando orgasmos en distintos rounds, aunque sean del mismo “combate”, recibe el nombre de “orgasmos secuenciales”.

Hablaremos aquí sólo del multiorgasmo femenino. Hay varios factores, así que, de nuevo, vayamos por partes. Veremos que ser multiorgásmica es algo “que se lleva adentro”, en el sentido que corresponde a un tipo de personalidad respecto del sexo, y quizás en sentido biológico también. Pero diremos asimismo qué podemos hacer hacer para descubrir si vos “sos” multiorgásmica y no lo sabés, y llegaremos más lejos: veremos qué puedes hacer para llegar tan lejos como puedas en esa experiencia.

Establezcamos de inicio, y bien clarito, que si por hache o por be, no se te da, no te sientas mal. Disfrutá de tus monorgasmos fabulosos, ese regalo extraordinario propio de tu cuerpo, a pleno. Establecido esto, sigamos adelante.

Las multiorgásmicas.

Dícese que sólo el 7% de las mujeres son multiorgásmicas en cualquier ejercicio sexual, a las que se suma un 33% que lo son al masturbarse o ser masturbadas. ¿Cuánto da?, 40. Primer detalle: 4 de cada 10 mujeres logran orgasmos “en ráfaga”.

Minoría, pero un montón, ¿no? Segundo detalle: amplísima mayoría por la masturbación, es decir, la estimulación adecuada de esa pequeña lamparita de aladino llamada clítoris y ese detonante sísmico conocido como punto G, ¿entendimos? Multiorgásmicas vía chaca-chaca solamente, difícil para sagitario.

Psicotipo de la multieso

Que le encante el sexo, obvio. Que lo disfrute en pila, que le cope, que tenga temperatura sensual elevada, fantasías, deseos, ansias, en fin, toda la provisión mental y sensitiva de una mujer “caliente” cuando las papas queman. Que no se conforme con lo que venga o lo que conoce, también.
Que se entregue al placer sin miedos que la frenen, que no tenga un hasta aquí llegué.
No hace falta todo ello para gozar a tope del sexo, pero para buscar la multiorgasmia (¿existe esa palabra?) sí.

Está en tus manos

Según el mentado Informe Hite “muchas mujeres desconocen su potencial orgásmico porque dependen de las habilidades de sus compañeros para conseguir su satisfacción sexual, ya que ellas, por timidez o vergüenza no se atreven a explorar su propia sexualidad”. ¿Entonces?

Empezá por la masturbación, es decir, vos con vos misma.

Empezá y acabá como siempre, como tengas por costumbre, sólo que esta vez no pares. Seguí estimulándote el clítoris. Puede que ese “disparo” suela dejarte exhausta, puede que no. Puede que tu clítoris haya quedado hipersensible y sientas que no admite proseguir la estimulación.

Ése es el puntito que tenés que vencer. Seguir al mismo ritmo. Un lubricante no vendría mal, para suavizar la fricción. Y dale. Respirando de manera “jadeante”, como en los ejercicios del parto sin dolor. Y dale. Hasta sentir que las sensaciones eróticas vuelven, se incrementan y disparan el siguiente orgasmo. Si te queda ánimo para repetir la experiencia, adelante, “a por otro”, como dirían las españolas. Y otro. Etcétera. Como es posible que el ajetreo te canse la mano y el brazo, quizás te vendría bien echar mano al vibra que escondés en el ropero. O comprate uno, que ya es hora.

About these ads